Jitka Hanzlová · Fundación Mapfre

Se acaba el verano, allá quedó PhotoEspaña 2012 con unos resultados de asistencia mas o menos satisfactorios, frente a la crisis poco podemos hacer pero en septiembre comenzamos otro ciclo, en el que muchos de nosotros no percibimos grandes expectativas de mejora. Podemos al menos realizar cosas que están, de momento, al alcance de todos los bolsillos como visitar galerías y salas donde aún quedan exposiciones exquisitas, como la de la fotógrafa Jitka Hanzlová en Fundación Mapfre, La Maleta Mexicana en el Circulo de Bellas Ares de Madrid o La Tierra mas Hermosa, Cuba en Casa de America.

© Jitka Hanzlová

Hasta el 2 de septiembre tenemos la posibilidad de visitar en Fundación Mapfre en la sala AZCA de CC. Moda Shopping en Madrid la exposición de Jitka Hanzlová. Considerada como una de las fotógrafas mas reconocidas del panorama internacional actual. Esta fotógrafa busca la esencia de las personas, de la naturaleza y de los objetos, poniendo de manifiesto las relaciones y tensiones que se establecen entre ellos. Así, crea imágenes directas, que condensan la fuerza presencial de los objetos y seres representados.

© Jitka Hanzlová

La muestra está comisariada por  Isabel Tejeda y en ella se contempla la mayor retrospectiva internacional de la obra de Hanzlová, así como tres conjuntos inéditos: Horses, Flowers y There is Something I Don´t Know. Parte de las fotografías de esta última serie, han sido tomadas en Madrid.

Nacida en 1958 en la entonces República Socialista de Checoslovaquia, en 1982 Hanzlová se traslada a la ciudad de Essen, en la Republica Federal Alemana, huyendo del régimen comunista que gobernaba su país. Su condición de exiliada marcará profundamente su trayectoria artística. Entre 1987 y 1994 estudia Tecnologías de la Comunicación en la Universidad de Essen, especializándose en fotografía. A partir de entonces Hanzlová organiza su trabajo en torno a diferentes series en las que reflexiona sobre sus propias experiencias vitales y sobre la representación de los lugares y los temas  de la historia del arte.

© Jitka Hanzlová

Su reconocimiento internacional viene de la mano de sus series Rokytnik (1990-1994) donde retrata el pequeño pueblo checo en el que creció y Female (1997-2000) donde recopila retratos de mujeres de varios países. Así, Hanzlová ha recibido en los últimos años los mas importantes galardones en el campo de la fotografía, como el premio Otto Steinert, en 1993, el European Photography Award o la beca DG Bank de Frankfurt en 1996, el Grand Prix de Rencontres d´Arles, en 2003 o el BMW-Paris Photo Prize for Contemporary Photography en 2007 .

Para esta exposición se ha realizado como viene siendo habitual en las exposiciones que ofrece la Fundación Mapfre, Un catálogo donde ofrece una extensa información e investigación a cerca de la vida y la obra de la artista.

De este catálogo hemos extraído textos de varios autores desde la misma Hanzlová, hasta autores de prestigio como John Berger, Zdenec Felix, Jesús Carrillo Castillo, Terézia Mora y la comisaria de la exposición Isabel Tejeda, con el fin de profundizar y conocer mas la obra de Jitka Hanzlová

© Jitka Hanzlová

Encontramos un texto de la comisaria Isabel Tejeda, con el que se inicia el catalogo:

Viendo el trabajo de la fotógrafa checa Jitka Hanzlová resulta un reto, en primera instancia, relacionarlo con la aseveración que me hizo en su casa de Essen el pasado año y que preside como cita junto a las de Julio Cortazar y Milan Kundera, este ensayo Almas a la Intemperie

El exilio es la cesación del contacto con un follaje y de una raigambre con el aire y la tierra connaturales; es como el brusco final de un amor, es como una muerte inconcebiblemente horrible porque es una muerte que se sigue viviendo conscientemente. Julio Cortazar

El que está en el extranjero vive en un espacio  vacío en lo alto, encima de la tierra, sin la red protectora que le otorga su propio país, donde tiene su familia, su compañeros, sus amigos y puede hacerse entender fácilmente en el idioma que habla desde la infancia. Milan Kundera

En mi opinión-continua– todas sus series son retratos. Sentidas y analizadas desde esta perspectiva, todas estas miradas y gestos tomados en vertical en distintos puntos del mundo, son un reflejo de esta pregunta, inciden en la relación del individuo con el contexto en el que habita; en este sentido, la fotógrafa otorga a éste último un papel también de personaje, de significante en la imagen, es algo que va mas allá que un simple fondo escénico…

© Jitka Hanzlová

Por otro lado encontramos conversaciones a modo de entrevista entre Isabel Tejeda y Jitka Hanzlová podemos citar algunos párrafos de la misma…

I.T.: Te exiliaste de Checoslovaquia muy joven

J.H.: Escapé con veinticuatro años. Me fui del país como el que se  tira al agua fría. La cuestión es si eres consciente de lo que estás dejando atrás cuando marchas…

Estás entre el allí y el aquí entre el pasado y el presente. Así que, si se quiere, mi obra es sobre la vida, sobre encontrar un camino que sea mío, no sentirse (enftremdent) utiliza un término que en  alemán significa desvinculada.

Rokytník, es la primera serie de su trayectoria fotográfica como ella comenta es el primer proyecto largo que realizó y es también el pueblo donde nació.

El pueblo de Rokytník, al este de Bohemia, es la patria chica de la fotógrafa checa. En el creció y en él viven aún sus familiares y amigos. Desde que en 1982 tomara la decisión de emigrar, no le fue posible retornar hasta 1989, año del cambio político ocurrido en su país. Siendo inmigrante, terminó sus estudios universitarios de fotografía en la Escuela Folkwang de Essen y radicó su vida en la región del Ruhr, hasta que regresó a Rokytník en 1990. Ese regreso significó al mismo tiempo enfrentarse con su propio pasado ya sepultado. Sus primeras impresiones fueron de distanciamiento.…

© Jitka Hanzlová

… recuerdo que cuando volví la gente no entendía que siguiera siendo estudiante, que no tuviera un coche grande ni un buen trabajo, ya que eso era lo que esperaban; no entendían por que hacía fotografías. Pero lo aceptaron y me acogieron entre ellos.

Bewohner es el contrapunto de Rokytník, en esta serie Hanzvolá aborda en su serie Bewohner (Habitantes)la vida en la gran ciudad Essen, la metrópolis del Ruhr , donde la autora vive desde 1982.

© Jitka Hanzlová

Hay dos fotografías muy significativas en esta serie una panorámica que muestra una gigantesca y semidesierta plaza nevada de la parte este de Berlín y la otra se trata de un girasol de aspecto bastante raquítico, dentro de una maceta que reposa sobre una mesa cubierta con un hule de color azul.

Vistas ambas fotografías desde una perspectiva elevada, tanto el yermo urbano que desaparece en la niebla invernal-vestigio de la guerra y de la economía de planificación socialista- como el solitario girasol provocan un efecto de rechazo. Un hálito de desconsuelo se extiende sobre esas fotografías, que casarían a la perfección como ilustraciones de una novela de Michel Houellebecq. Una cita de a la novela Las ciudades invisibles de Italo Calvino… o La melancolía de la ciudad como lugar de paso y ocaso para la vida de sus habitantes…

© Jitka Hanzlová

I.T.:Tienes, por ejemplo, una fotografía de un pavo real en una jaula. El distinto enfoque es que ya no hablas de naturaleza sino de artificio.

J.H.: Hay imágenes de mujeres artificiales, del bosque artificial… el horizonte ha desaparecido, y a veces el significado. Una cita breve de Calvino de Las ciudades invisibles fue importante para este trabajo.

Brixton es la siguiente serie que se inicia cuando en 2002 Jitka Hanzlová es invitada por Photographer´s Gallery a trabajar sobre el distrito londinense de la Brixton

© Jitka Hanzlová

… No sabía por donde empezara trabajar cuando llegué por primera vez a Brixton. Tenía que  encontrar el tema y simplemente me puse a hacer fotos y vi mujeres y ventanas…

Forest, es otra vez un contrapunto de la ciudad a la naturaleza. Tras una década concentrada en la naturaleza humana cambia de registro en Forest donde vuelve a recorrer los lugares de su infancia a través del bosque checo junto al que creció.

… Muchos fotógrafos de la naturaleza son semejantes a los fotógrafos de modas. No lo digo por descartarlos. Registran lo que ven y admiten el placer. Les piden a cumbres y cascadas, a meandros, a lagos y a las hayas en el otoño que estén ahí, que se usen así mismos y le presenten a la cámara una apariencia seductora. Y ¿por que no? Son los recordatorios del placer que causa llegar, por fin, tras las horas de espera en los aeropuertos. La naturaleza como azafata…

© Jitka Hanzlová

En las fotografías de Jitka no hay bienvenida. Fueron tomadas desde dentro. Es el interior profundo de un bosque, percibido como el interior de un guante desde la mano que está dentro.

… Éramos un grupo de siete niñas, de edades entre seis y quince años. Casi todos los días desaparecíamos de nuestras casas para jugar afuera. A menudo jugábamos en el bosque en la colina de los jóvenes alerces, porque allí nos sentíamos independientes y libres…

En Here Hanzlová vuelve a tomar como tema principal su entorno mas cercano, la cuenca del Ruhr, para reflexionar sobre la sensación de que no pertenecía a un contexto. Así los personajes se muestran pasivos ante el objetivo de la cámara y parecen intrusos en el propio medio que habitan.

© Jitka Hanzlová

Cotton Rose En 2004 es invitada Jitka a participar en el proyecto European Eyes on Japan (ojos europeos sobre Japón) en el que artistas europeos recorren el país nipón para plasmar su visión de sus gentes y lugares. Cotton Rose es el resultado de dos años de viajes a la prefectura de Gifú. La artista retoma sus intereses, captando a las personas en armonía con el paisaje. Sus fotografías carecen de la típica visión exótica oriental, aunque el espíritu japonés esté presente de manera esencial.

© Jitka Hanzlová

There is Something I dont Know, Esta es una serie que culmina el interés de Hanzlová por el retrato. Ya no reflexiona sobre la relación de la persona con el entorno sino que busca una representación atemporal del individuo.

En los retratos de Jitka Hanzlová se detecta el gesto regresivo de recuperar el efecto reparador del arte, su pretensión de evocar “fantásticamente” una presencia mediante la imagen, usando para ello la convención histórica del género por excelencia de la modernidad: el retrato.… Jitka parece recuperar el entusiasmo con que los maestros del Quattrocento pretendían inscribir las mas profundas señas de identidad de un individuo a través de la transferencia de sus rasgos fisonómicos a una superficie estática, en su caso la del papel fotográfico

© Jitka Hanzlová

Horses es una de las series que se presentan por primera vez al público con ocasión de esta exposición y aún en proceso de producción

Un retrato lo es por definición de un ser humano. Los animales y las plantas individuales pueden ser sujetos de verae icones, pero estas como sus originales, carecerían de la sustancia anímica que en principio distingue a los hombres y sus representaciones. Tal como reconoce Jitka Hanzlová, las imágenes del caballo parecen desafiar esta neta diferencia. Lo difuso de dicha frontera dice mucho de la naturaleza misma del retrato como representación y como género artístico

 © Jitka Hanzlová

Flowers se presenta en forma de vanitas, flores cortadas en distintos procesos de vida que son testimonio de la transformación y del cambio perpetuo.

En contraposición con la naturaleza, que en su conjunto es intemporal, una flor individual se considera símbolo de caducidad. Y no obstante también puede hallarse en estado de marchitamiento, de deshidratación en medio del proceso natural. Según manifiesta la propia Jitka Hanzvolá, cuando era niña se acercaba a los herbarios para observar como cambiaban, envejecían y perecían las distintas parte de las plantas. Normalmente las flores secas se desechan. Para Jitka Hanzvolá conservan su belleza y su aura de morbilidad, que le fascinan en la misma medida que adora las plantas vivas frescas …

© Jitka Hanzlová

Concluimos este artículo con una frase de Jitka Hanzlová que define el lado humano que acompaña en todo momento a su obra; la lucha permanente que cada uno de nosotros mantiene a lo largo de nuestra vida por mantener la dignidad y la integridad. Sirva pues de preámbulo al comienzo de esta nueva etapa que nos tambalea, a los que somos de aquí y a los de fuera… vivir sobre una pierna si,  pero manteniendo el equilibrio.

Convivimos con nuestro pasado y nuestra memoria. Vivir en el exilio significa aparcar nuestra memoria, el lenguaje propio, vivir sobre una pierna…perdiendo el equilibrio, poniendo toda nuestra esperanza en el futuro. Jitka Hanzlová

Fundación Mapfre

Sala AZCA, General Perón nº 40

www.exposiciónesmapfrearte.com/hanzlova

Anuncios

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: